Secando la ropa; leyendo con pinzas y tendederas


En torno a la conferencia
Reglas para el parque humano, de Peter Sloterdijk


[Texto-instalación con imágenes.Se utilizaron fotogramas de los comics La prórrogade
Gibrat y ¡Chhht!de Jason, así como fragmentos de la conferencia
Reglas para el parque humano, del filósofo ,
colocada en voz de los personajes de los comics citados.
La última imagen y su texto corresponden a la autora.]


Secando la ropa: segunda tanda


"… sus textos dan menos la impresión de una obra que la de una acción. Aquí se revela la incuestionable singularidad de Arendt: ella no busca el acabado ni da el último toque. Tampoco congela su discurso por encima de la lucha."
en El genio femenino. Volumen 1: , p. 43.

Canjeemos, pues, por dibujos –esbozos– con los que nos sintamos más cómodos. Draft draft, suenan las pinzas en el aire, antes de capturar la fijeza inminente de la cuerda recién extendida.

Esbozamos el vocablo afinidad –en vez de amistad, pero en verdad por muchas otras cosas–; postear –en vez de libro, pero en verdad por muchas otras razones–, navegación –en vez de saber, pero en verdad… El navegante de que habla Nicolás Borrieaud, claro está.




Consulta de saberes (de distintas esferas, de distintas gamas y texturas) de aquí y de allá. Destreza en la simultaneidad, en la variedad de visitas. Conocer –haber visto, saber de, más que saber en sí mismo, y más que nada, el poder enunciar. La enunciación se vuelve clave. Clave que resuena a ritmo de clicks de mouse, de ancho de banda o del tomar prestado. Se toma prestada la conexión del otro y se toma prestado un post, una idea, una imagen, un avatar. La cita pierde su valor de antaño (lo perdió). La apropiación no es tal, sino cortesía entre navegantes. Decir que esto vino de allá y aquello fue primero por.

Nada nuevo bajo el sol de la red.

Alguien tuvo la primicia de. Si es interesante, si tiene lectores, esta primicia será hecha añicos y solo se repetirá el nombre y el nombre y el nombre del autor al final de la página como un eco. No hay que subestimar la importancia del eco, es cierto: el eco es el eco.

Pero la pregunta quién ante un suceso web (un acontecimiento escrito o fotografiado o una filmación) no suele hacerse con frecuencia.

Es más bien un “¡viste!”, y el resto es “cita la fuente” o coloca la etiqueta. A veces, uno que otro homenaje. Las cosas están más claras así. Al menos se da poco pie a la fanfarronería tan común entre los “autores”. Aquella mudó a otros espacios.


Este post forma parte de una serie de post aún no finalizada. Para leer los anteriores sigue los enlaces a continuación:


Ir a Secando la ropa: primera tanda




Leave a Reply