las calles de La Habana se juntan ante el ojo, se estrechan entre los pies.
y la gente, demasiada para tantas esquinas arrojadizas, se empuja para separarse.
a veces cansados y con violencia. a veces muertos de risa.



Leave a Reply